Dobletes confusos

¡Buenas!

A menudo podemos encontrar parejas de términos que el hablante, o más bien el escribiente, confunde porque son muy parecidos. En esta entrada quiero intentar aclararte las dudas respecto a estas parejas de términos que se prestan a confusión con algunos ejemplos:

  • A parte/aparte:
    • A parte: es la combinación entre la preposición a y el sustantivo parte.
    • Aparte: funciona como adjetivo, adverbio o sustantivo y puede significar ‘distinto,  diferente’ entre otras cosas. Acepciones de la RAE.
  • Sobre todo/sobretodo:
    • Sobre todo: significa ‘especialmente o principalmente’: «Nos gustó mucho la obra de teatro, pero sobre todo la actuación de los personajes principales».
    • Sobretodo: significa ‘prenda de vestir larga y con mangas que se pone encima de las demás prendas’: «Se vistió de manera elegante y llevó un sobretodo para taparse del frío».
  • A sí mismo/así mismo/asimismo:
    • A sí mismo: lo conforma la preposición a, el pronombre reflexivo y el adjetivo mismo (por eso admite variaciones de género y número): «Se quería mucho a sí mismo».
    • Así mismo: se escribe separado cuando funciona como un adverbio en el que mismo está como refuerzo y puede omitirse: «Preferimos dejar las cosas así (mismo)».
    • Asimismo: se utiliza junto o separado (así mismo) cuando funciona con el significado de ‘también o además’: «Asimismo, las jornadas tendrán lugar este fin de semana, pase lo que pase».
  • Diverger/divergir:
    • En este caso, divergir es la forma correcta del verbo con significado de ‘discrepar’ al que le ha salido un competidor: diverger. Este verbo no existe y es probable que se utilice el correcto de manera incorrecta por analogía con el verbo converger.

¿Con qué otros dobletes tienes dudas? ¿Confundes otros términos por ser muy parecidos? Cuéntamelo en los comentarios.

¡Nos leemos!

En español, mejor que en inglés

¡Buenos días!

El artículo que te traigo hoy lo llevo escribiendo en mi cabeza inconscientemente desde hace tiempo. No soy la primera en hablar de esto, y probablemente tampoco seré la última, pero creo que cada persona puede darle un enfoque diferente y por esa razón he decidido seguir adelante con este tema.

Internet y las redes sociales hacen que muchos idiomas convivan y se mezclen unos con otros y es algo que me parece muy enriquecedor. A veces descubrimos que algunas palabras de nuestra propia lengua son muy parecidas en otras o que el origen de ellas no es el latín. En español tenemos palabras de distintos orígenes (como podemos ver en este artículo de la Wikipedia) o que incluso hay palabras que no significan lo mismo en el ámbito hispánico (aquí).

El español es una lengua con un léxico muy rico y, a pesar de que estemos muy influenciados por otras como el inglés, siempre que sea posible es preferible que usemos nuestro vocabulario. Por ese motivo la Fundéu escribe semanalmente algunos artículos donde dice cuáles son las palabras o expresiones en español que son preferibles (que no correctas) frente a otras que son más famosas en otros idiomas, casi siempre puestas de moda por la prensa u otros medios.

Está claro que Internet y toda la horda de nuevas profesiones  (youtubers, booktubers, influencers…) ha hecho que la terminología inglesa haya ganado terreno en muchos ámbitos, pero a veces no tiene ningún sentido, sobre todo si tiene su equivalente en español.

Muchas veces me encuentro frunciendo el ceño cuando leo pequeños textos en las redes sociales y me encuentro con cosas como «ya disponible en la shop», y es que no puedo evitar que me chirríe. Hay que distinguir entre términos sin traducción, como las profesiones arriba escritas y otras muchas, y términos que tienen su versión en español, pero que usamos en inglés porque parece más moderno.

Así que, por la defensa de nuestro bello idioma y su supervivencia a lo largo del tiempo, ¡usemos y dignifiquemos el español!

Cuéntame, ¿a ti también te chirrían las palabras en inglés metidas con calzador? ¿Eres de los que mete un extranjerismo a la mínima de cambio? Dame tu opinión y abramos debate, que siempre es sano.

¡Nos leemos!